30 oct. 2010

Grammodes stolida (Fabricius, 1775)

Aiolopus puissanti (Defaut, 2005)

Geomantis larvoides (Pantel, 1896)



m-copy

Pequeña mantis de la familia Mantidae y la subfamilia Miomantinae. Como la mayoría de los mántidos difícil de observar por su aspecto y coloración críptica. En el libro Curso práctico de entomología de José A. Barrientos se cita como clave para el género Geomantis:
“Alas enteramente reducidas en los dos sexos. Metatarsos de las patas posteriores alrededor de vez y media más largo que el resto de los artejos tarsales”.
Se trata de una mantis sin alas, de forma alargada, que suele corretear ágilmente por el suelo y la hierba baja, con una coloración entre grisácea y parda. El tamaño de sus patas delanteras modificadas es menor proporcionalmente al de las mismas patas de otras especies de mántidos.

Coranus griseus (Rossi, 1790)

                               Coranus griseus (Rossi, 1790)
Pequeño redúvido de la subfamilia Harpactorinae de apenas un centímetro de longitud. Su coloración críptica lo hace difícil de observar.
Tiene una tonalidad grisácea o parduzca con el conexivo acebrado y las patas levemente anilladas. La zona del clavus y las membranas son oscuras. Todo el cuerpo y las patas están densamente cubiertos de pelos cortos.
                          Aspecto de una ninfa de redúvido de la tribu Harpactorini.


Aelia rostrata (Boheman, 1852)

Pentatómido de la subfamilia Pentatominae conocido comúnmente como “garrapatillo de los cereales”. Mide hasta 12 mm. de longitud. Relativamente fácil de distinguir a simple vista de A. acuminata (por tener A. rostrata los bordes laterales de la cabeza dorsalmente rectos y por no presentar una clara diferencia de longitud entre segundo y tercer artejo antenal) , pero, al menos para mí, muy difícil de distinguir de A. germari (aún no identificada en la comarca aunque su presencia no sería rara por su amplia distribución).
Tiene una coloración críptica, con tonos pajizos y pardo oscuros. Presenta una quilla blanquecina en la línea media de cabeza, pronoto y escudete, de anchura irregular. Lateralmente a la misma hay una banda longitudinal de coloración oscura a cada lado, más ancha en el pronoto. A su vez, lateralmente a estas bandas oscuras, aparece otra banda longitudinal ancha de color pajizo en cada hemicuerpo. Los laterales del pronoto son oscuros con el borde blanco. Los hemiélitros son pardo oscuros con líneas blancas. Las patas son de color amarillo pajizo, tono similar al de las antenas, si bien los últimos artejos antenales pueden ser más oscuros, incluso rojizos. La cabeza es triangular terminada en pico redondeado.
Se alimentan succionando los jugos de las plantas, especialmente los cereales, a los que pueden producir importantes daños si su población es significativa. Cada hembra puede llegar a poner hasta 400 huevos.

Sympetrum sinaiticum (Dumont, 1977)


27 oct. 2010

Papilio machaon (Linnaeus, 1758)

Está preciosidad es una gran mariposa de la subfamilia Papilioninae conocida comúnmente como “macaón”. Tiene una envergadura alar de entre 65 y 80 mm. lo que la hace una de las mariposas diurnas más grandes de la península ibérica (junto con Charaxes jasius, Iphiclides podalirius y Parnassius apolo) . Está presente en prácticamente toda la península. En la mancha conquense aunque no es muy común sí que se puede disfrutar de su visión ocasionalmente.
Tiene un aspecto atigrado. El anverso está dominado por un color amarillo pálido con numerosas manchas y líneas negras (zona basal de alas superiores, parte de la celda, costa y venación). La zona submarginal del ala anterior es negra con manchas punteadas o semilunares alineadas cerca del margen.  El anverso de las alas posteriores es similar pero con los bordes dentados y dos “colas” negras, una en cada ala posterior. También destaca por un ocelo rojo, con borde superior azul brillante en el ángulo anal de cada ala posterior. Ambas alas posteriores están cruzadas transversalmente en la zona postdiscal por una banda ancha negra en los bordes superior en inferior, con reflejos azulados en el centro. Presenta lúnulas de color amarillo pálido en el margen.
El reverso es similar al anverso pero con tonos más apagados.
Presenta antenas filiformes acabadas en maza. El cuerpo es negro por la parte posterior, con dos líneas laterales de pelo amarillo en el tórax. Por debajo de las alas el cuerpo es amarillo pálido, con líneas transversales (en el tórax) y longitudinales (en abdomen) negras. Las patas tienen líneas amarillas y negras longitudinalmente.
Existe diferencia en el tamaño y la intensidad de la coloración entre las mariposas de la primera y la segunda generación anual.

La oruga es de color verde pálido y cada segmento presenta líneas transversales negras con puntos anaranjados. Tienen un órgano llamado osmeterio en la parte posterior de la cabeza que normalmente está oculto pero que si la oruga se siente molestada se despliega como una especie de cuernos anaranjados que despiden un olor acre que actúa como repelente.
Los huevos son depositados de uno en uno en las plantas nutricias.
Tiene entre una y tres generaciones anuales dependiendo del clima, si hablamos de toda Europa. Por nuestra zona lo habitual es ver dos generaciones anuales entre abril y octubre.
Entre sus plantas nutricias se encuentran: Foeniculum vulgare (hinojo), Trinia glauca,Pimpinella saxifraga, varias especies de los géneros RutaPeucedanumAngelica, etc.

Selamia reticulata (Simon, 1870)

Relativamente común en la zona aunque siempre oculta. Vive a cubierto (piedras, bajo árboles muertos, ect.) y nunca la he visto a campo abierto. Posee un prosoma de color oscuro (a veces negro) y aspecto brillante, como las patas que suelen ser algo más claras que el prosoma. El opistosoma de las hembras es muy abultado con forma alargada. Su coloración varía entre la de la imagen y tonos más oscuros. Si la coloración no es negra se aprecia la mancha cardíaca más oscura que el resto del abdomen. Presenta dibujos en el dorso más claros: dos marchas (una a cada lado de la mancha cardíaca) en la parte anterior y una sucesión de marcas en forma de “V” abierta hacia atrás, más pequeñas progresivamente hacia las hileras y con los extremos de la “V” redondeados. La parte ventral tiene una banda clara longitudinal. Esta descripción se basa en los ejemplares avistados en la zona. No he encontrado datos sobre esta araña que permita identificarla sin error. No obstante, el ejemplar de la imagen y otros que he fotografiado con las mismas características han sido confirmados por expertos.

Thomisus onustus (Walckenaer, 1805)


Quizá la más conocida de las arañas cangrejo. La hembra alcanza los 8 mm. aunque su abdomen abultado puede darle el aspecto de ser mayor. El macho suele rondar los 3 mm. Los ojos laterales se encuentran sobre dos tubérculos. Presenta un prosoma con tres franjas longitudinales anchas, a modo de una bandera en la que las franjas laterales son más oscuras. Los dos primeros pares de patas suelen ser más oscuros y más uniformes en cuanto a su coloración. Las patas más pequeñas (los otros dos pares) son más claras y están débilmente anilladas. Lo más característico de esta especie son los dos tubérculos del dorso del opistosoma que le dan a la parte anterior del mismo un aspecto triangular. Es frecuente encontrar una especie de ”V” en el triángulo anterior, con vértice hacia la región cefálica, formada por puntos blancos (5 ó 7 normalmente) normalmente coincidiendo con 5 depresiones. Los colores son muy variados. Así podemos encontrar arañas blancas, amarillas, y distintos tonos rosados. Tiene la capacidad de cambiar de color (entre un número limitado de colores) para camuflarse en las flores en espera de sus presas.

Synema globosum (Fabricius, 1775)



Podemos ver dos morfos. Arriba una hembra con el opistosoma rojizo(rodeando la marcha característica negra). Abajo otra hembra pero con el opistosoma amarillo.
Macho.

Araña florícola cuyas hembras alcanzan un tamaño aproximado de 8 mm. y cuyos machos no suelen superar los 4-5 mm.
Tiene un prosoma negro brillante con pocos pelos . El area ocular es de color pardo pálido. Los ojos laterales anteriores son mayores y están situados sobre tubérculos más grandes que los laterales posteriores, los cuales están rodeados por coloración más clara. El primer par de patas es muy oscuro con anillos claros en el tarso. Los otros dos pares de patas son más claros y anillados en toda su longitud.
El opistosoma es aplanado, subcircular con un dibujo siempre negro con forma de un abeto plantado en una maceta (es la mejor manera que se me ocurre para describirlo), con el ápex del abeto cerca del extremo caudal. El color del opistosoma que rodea al dibujo puede ser blanco, amarillo (por aquí es el más común) o rojo-anaranjado.
El macho es más pequeño con el opistosoma menos abultado y casi totalmente cubierto por el dibujo negro.
Común a finales de primavera y principios del verano sobre la vegetación de la zona, especialmente sobre umbelíferas, amapolas y arbustos.

Pistius truncatus (Pallas, 1772)

Hembra totalmente desarrollada.
Hembra juvenil.
Hasta 9 mm. puede alcanzar la hembra de esta especie  frente a los 5 mm del macho, que presenta una coloración más oscura.
El prosoma es de coloración verdosa, más oscura en algunos individuos. Los ojos laterales son mayores que los medianos. Los tubérculos pequeños y redondeados. El opistosoma es de color pardo uniforme (rosáceo en la imagen) con manchas más claras que algunas veces llegan a formar franjas transversales débiles en la parte posterior. No obstante hay individuos de coloración uniformemente pardo oscura, sobre todo inmaduros. Presenta dos tubérculos laterales en la parte posterior a partir de los cuales se angula el abdomen. Los colores de las patas difieren entre los dos primeros pares y los otros dos. Los dos primeros pares de patas (más largas y gruesas) son de color pardo o pardo oscuro con débiles anillos claros y oscuros.  Los otros pares de patas son más claros y destacan las patelas del IV par que están oscurecida.
No se trata de una araña muy común por la zona. De hecho es una rareza en la mitad sur peninsular. Los ejemplares de las foto estaban en la parte inferior de una hoja de encina, en años y lugares distintos. También la he visto en hojas de olmos.

Heriaeus melloteei (Simon, 1886)


Diminuto ejemplar inmaduro.
Araña verde cuyas hembras alcanzan los 9 mm. Los machos son mucho más pequeños y no superan los 4 mm. Toda la araña (prosoma, opistosoma y patas) es de color verde con grandes y gruesos pelos blancos.  Presenta una línea longitudinal blanca en la línea media el prosoma. El opistosoma es verde con tres franjas longitudinales, una centrada y dos laterales. Puede presentar una mancha de coloración rojiza cerca de la zona de la mancha cardíaca

Steatoda paykulliana (Walckenaer, 1806)

Una de las grandes de la familia Theridiidae. La hembra alcanza los 13 mm. y el macho los 6 mm. Es conocida como falsa viuda negra por su gran parecido con las Latrodectus y aunque su picadura es tóxica parece ser más débil que la de la Latrodectus tredecimgusttatus (nuestra viuda negra). No obstante, conviene ser muy cuidadoso con ella. El prosoma suele ser de color negro aunque también pueden verse algunas con color pardo-oscuro. Las patas son pardo oscuras en la hembra y pardo-amarilentas en el macho. Los extremos de cada uno de los artejos son negros (lo que se arpecia bien en los morfos menos oscuros). En el opistosoma destaca una línea transversal amarilla o anaranjada en la parte anterior. El resto o bien es pardo muy oscuro o negro. En ocasiones aparece un dibujo claro con una línea longitudinal en el dorso de la que salen líneas trasnversales (ligeramente oblicuas) cortas que asemejan flechas apuntando al prosoma. Prefiere zonas áridas donde escoge lugares poco accesibles como bajo piedras o madrigueras abandonadas. Parece que no es común en la meseta sur y de hecho solo la he encontrado una vez en el extremo sureste de la península, en un entorno más cálido y seco.

Loxosceles rufescens (Dufour, 1820)

Hembra

Hembra
Aquí tenemos a una araña que merece una mención muy especial. Conocida vulgarmente como araña reclusa parda mediterránea, tiene la picadura más peligrosa de las arañas de la península ibérica. Parece ser la única especie del género Loxosceles en la península, género que cuenta con las arañas más venenosas del mundo junto con el género Latrodectus (viudas negras) de la familia Theridiidae. No obstante, como explico más adelante, el veneno de nuestra Loxosceles rufescens no es tan peligroso como el de sus primas americanas.
Esta araña habita en las zonas cálidas de nuestra península (area mediterránea y zona sur). Aunque su estado natural es salvaje, en ocasiones puede ubicarse en los hogares donde encuentran temperaturas adecuadas para sobrevivir al invierno. Reconocible por su dibujo en forma de violín sobre el dorso del cefalotorax (prosoma), rasgo característico de una araña de tamaño medio y de largas y finas patas del mismo color que el prosoma (de pardo a rojizo claro, aunque más oscuro normalmente que el opistosoma). Suele presentar una mancha cardíaca grande aunque en muchos casos el color de la misma no destacaca mucho o nada sobre el abdomen. Presenta 6 ojos distribuidos en tres pares del mismo tamaño, un par central y dos laterales. No obstante, he fotografiado una joven araña que presenta un par extra posterior como consecuencia de una mutación.
Me he encontrado hasta en 12 ocasiones esta especie hasta el momento. Siempre en los alrededores de mi pueblo (El Provencio, Cuenca) o San Clemente, excepto en una ocasión en Ciudad Real. En todos los casos muy bien escondida bajo piedras. Es extraño pero siempre la he visto en invierno (pese a ser una araña que prefiere zonas con inviernos suaves y aquí nos metemos bajo cero sin problemas), nunca en otra estación, quizá porque el frío del invierno me hace buscar entre las piedras para poder encontrar invertebrados, cosa que no suelo hacer en verano.
Loxosceles rufescens.
La picadura de esta especie  puede provocar un cuadro clínico denominado loxocelismo cutáneo que, en los casos más graves, puede provocar gangrena. Pese a que un picotazo suyo no es plato de gusto y a sus desagradables efectos, su peligrosidad dista mucho de la de sus primas africanas y, especialmente, americanas, que son bastante más venenosas, pudiendo ocasionar la muerte. No son especialmente agresivas pero en algunas zonas tienen la costumbre de esconderse en rincones oscuros de la casa, pudiendo provocar un encuentro accidental.
Conviene no confundirla con la común araña doméstica de rincón, de la familia Pholcidae, también de patas largas pero totalmente inofensiva y que hace telas en los rincones de la casa, por las alturas.
Joven mutante con 8 ojos (en lugar de 6)

En relación con el aumento de la población de esta especie en Sevilla o quizá sea más acertado decir el aumento de los casos de contactos accidentales con humanos, en primavera de 2.014 y para ayudar a la gente a tener un conocimiento más profundo de la especie ibérica, su identificación, distribución y biología en relación a las especies americanas os sugiero estos  enlaces:  el técnico ambiental y 12 preguntas y respuestas sobre el caso de las arañas reclusas en Sevilla.

Thyene imperialis (Rossi, 1846)

Menemerus cf, taeniatus (L. Koch, 1867)

Cyrba algerina (Lucas. 1846)



Arriba la hembra, abajo el macho.

Pisaura mirabilis (Clerck, 1757)

Araña muy común entre la vegetación verde del suelo en primavera y principios de verano, cuando puede verse correteando ágilmente en busca de presas. La hembra puede alcanzar los 15 mm. mientras que el macho mide 10-12 mm. Presenta una coloración muy variada entre el gris y distintos tipos de pardo como puede verse en las dos imágenes. Para su identificación hay que observar las franjas negras paralelas del dorso del prosoma, longitudinales al mismo. Entre ambas aparece una línea clara que puede ser blanca, amarillenta e incluso anaranjada como en la foto inferior. Esta línea suele acabar en un penacho de pelos situados entre los ojos medianos posteriores. El prosoma es pálido por los lados con un folium muy variable en el dorso, aunque casi siempre muestra un dibujo en forma de flecha con punta hacia las hileras y con los lados de la flecha ondulados. Las patas suelen ser del color de la parte más clara del caparazón y suelen estar totalmente extendidas cuando la araña descansa. Durante el cortejo el macho ofrece un regalo (comida) a la hembra. Luego la hembra porta la puesta, con forma esférica, bajo su cuerpo hasta el nacimiento de las crías.

Thanatus oblongiusculus (Lucas, 1846)

Uroctea durandi ( Latreille, 1809)

La especie más grande de su familia. La hembra puede llegar al centímetro y medio mientras que el macho no llega al centímetro. Es una araña de aspecto muy característico con patas y prosoma de un color que varía entre el marrón rojizo y el negro y un opistosoma negro con cinco manchas amarillas. Pese a ser relativamente común, al menos en El Provencio, no es fácil verla, pues suele estar en el interior de su nido de seda, de forma lenticular, construido bajo las piedras. Se trata de una especie de bolsa bien anclada con hilos gruesos radiales a la cara inferior o lateral de las piedras. Pegada al exterior de la bolsa suele haber restos de sus presas, así como otros materiales, no sé si por camuflaje o simplemente adheridos a la seda por el contacto. Las jóvenes ninfas tienen el mismo aspecto que los adultos pero con los puntos blancos y las patas más claras.

Pirata tenuitarsis (Simon, 1876)

Hembra
Las especies del género Pirata se caracterizan por presentar la línea longitudinal del dorso del prosoma en forma de Y, abierta hacia los ojos. Se encuentran en lugares húmedos, en torno al agua. No he encontrado información sobre la taxonomía y la biología de esta especie. Seguiré buscando. Sí que resultan llamativos los puntos blancos del opistosoma, aunque no son específicos de esta especie, pues aparecen en otras especies del mismo género e incluso de otros géneros.

Lycosa hispanica (Walckenaer, 1835)

Imagen dorsal.

Hembra. Imagen ventral.
En la imagen puede verse una enorme hembra con las crías correteando por el abdomen. Presenta un aspecto amenazador defendiendo su madriguera, que puede observarse en el fondo. También se aprecia bien el tono amarillento del vientre de la hembra así como las manchas negras que salpican sus patas claras.
Aquí tenemos a uno de los grandes licósidos de Europa. Tiene un tamaño que, en las hembras, puede alcanzar los 4 cm en su cuerpo sin contar las patas. Los machos son más pequeños. El aspecto de esta araña es realmente imponente, pero no es fácil verlas pese a ser muy comunes por la zona. Esto se debe a sus hábitos nocturnos. Viven en galerías excavadas en la tierra, en cuyo extremo pueden observarse hilos de seda que delatan la presencia de la araña. Estas galerías suelen estar muy bien camufladas en el terreno, normalmente descampado, entre la hierba seca y las pequeñas piedras. Desde ellas cazan a las presas que se aproximan al agujero. Su picadura es molesta para el hombre, en ocasiones causa lesiones necrotizantes, pero normalmente no va más allá salvo en caso de reacciones alérgicas.
Detalle de la cabeza. Pueden verse los dos grandes ojos frontales superiores. Debajo una hilera de 4 ojos más pequeños. Se observa parcialmente el lateral derecho. Impresiona el tamaño de sus formidables quelíceros.

Hogna radiata (Latreille, 1819)

Hembra
Se trata de un licósido grande, yo diría que el más grande de la zona tras la formidable Lycosa tarantula. Se trata de un depredador nocturno que suele pasar el día oculto bajo piedras o en oquedades. En su aspecto destaca el dibujo del dorso del prosoma (caparazón). Puede verse una línea clara atravesándolo longitudinalmente y varias líneas claras radiales muy finas.

Alopecosa albofasciata (Brullé, 1832).

Macho.
Licósido de coloración oscura que destaca por su enorme mancha cardíaca negra enmarcada en la línea clara que recorre longitudinalmente el dorso del opistosoma, continuando la del prosoma. La coloración del macho, como puede verse en la imagen es de marcado contraste blanco y negro. La hembra es de color parduzco oscuro con la línea de color claro.

26 oct. 2010

Dysdera sp.



Probablemente Dysdera crocata, pero lo dejaré en sp. La incluyo para tener una imagen de la familia Dysderidae pese a no poder especificar la especie.

Pterotricha simoni (Dalmas, 1921)

Filistata insidiatrix (Forskoel, 1775)


Hembra.

Es una araña muy abundante aunque no es fácil observarla con claridad ya que suele vivir oculta en agujeros, ya sea en viejas paredes agrietadas, troncos muertos o zonas pedregosas.
El cuerpo de la hembra mide entre 11 y 14 mm. El del macho entre 4´5 y 6´5 mm. El macho es bastante difícil de observar. He tenido la fortuna de encontrarme un buen puñado una noche, correteando por las paredes en busca de las hembras. Se distinguen fácilmente de éstas por la longitud de sus pedipalpos.
Macho. Se diferencia claramente de la hembra por los palpos desmesuradamente largos. Además el tamaño proporcional del opistosoma es menor en el macho.
El prosoma oval, acuñado hacia delante, suele ser de color pardo-violáceo o pardo rojizo, con una mancha reticulada en la zona cefálica. Los pedipalpos son grandes y del color de las patas. Las patas presentan una coloración intermedia entre el prosoma y el opistosoma y están cubiertas de pelos. El opistosoma es más oscuro que el resto de la araña, suele ser de color uniforme y con abundante pelo que puede darle reflejos claros al contraluz. Los ocho ojos se agrupan en el centro y los dos posteriores suelen salir como dos puntos blancos en las fotos por el reflejo del flash.
Puesta. La hembra pone los huevos agrupados y luego los envuelve en seda formando un ovillo.
Muy común en la zona. Construye un refugio de aspecto tubular que se extiende con hilos radiales hacia el exterior, desde donde la araña se lanza a cazar cuando alguna de sus presas potenciales toca uno de estos hilos. Se muestran más activas por la noche.

Mangora acalypha (Walckenaer, 1802)

Es una pequeña araña que no supera los 4 mm. en la hembra y los 2.5 mm en el macho. Presenta un prosoma amarillento con los márgenes negros y una delgada línea dorsal longitudinal también de color negro. La región torácica del prosoma es más alta que la región cefálica. Las patas son de la misma coloración que el prosoma con manchas oscuras y grandes espinas negras. El opistosoma es blanco con una mancha negra dorsal en forma de botella de cuello largo, más ancha en el margen posterior y más estrecha en el anterior. Presenta manchas oscuras y amarillas en los laterales del abdomen. También se aprecia una mancha en forma de “V” en la mitad anterior, de color amarillo o pardo, abierta hacia posterior y que se continúa con dos manchas oscuras laterales y paralelas a la mancha negra central en forma de botella. El vientre es negro con una mancha media anterior y dos manchas laterales más grandes. Construye la típica red de la familia araneidae. Aunque de pequeño tamaño, ésta resalta especialmente por el gran número de radios y vueltas de la espiral. No construye refugio y aunque suele estar en el centro de la tela, si se ve en peligro se esconde en la vegetación adyacente o se deja caer al suelo. Es de hábitos diurnos. Es relativamente común y está muy distribuida por casi toda la península ibérica. Es la única especie del género Mangora en nuestra península.

Larinioides cf. cornutus (Clerck, 1757)

Cyclosa cf. conica (Pallas, 1772)

Araniella cucurbitina (Clerck, 1757)




Se trata de una araña muy común pero nada fácil de ver por su reducido tamaño y su buen camuflaje entre el follaje verde. Su tamaño no supera los 6 mm en la hembra y los 4 mm en el macho.

En lo relativo a su aspecto presenta un prosoma pardo brillante con variaciones más claras y más oscuras y patas del mismo color. El opistosoma, de color verde o verde amarillento, presenta dos líneas divergentes de color claro con 4 puntos negros que se acercan al aproximarse a las hileras, sobre las que aparece una mancha de color rojo escarlata. En el dorso, entre las líneas, presenta 4 depresiones con un pequeño punto negro cada una.

Habita en arbustos y árboles. Por aquí parece ser más frecuente en jóvenes encinares. Construye su tela, bastante excéntrica, a 1 metro y medio o dos sobre el suelo.

Argiope lobata (Pallas, 1772)



En la imagen superior se puede ver una hembra de A. lobata en el centro de su telaraña. Los hilos en zigzag que se ven cerca de las dos primeras patas derechas son los estabilizadores de su red.

Se trata de otra de las 3 especies de Argiope de la Península. Su tamaño es grande, de hasta 22 mm en la hembra y de hasta 8 mm en el macho, siempre sin contar las patas.

Su escudo cefalotorácico (prosoma) es igual que el descrito para la A. bruennichi, pero sin la mancha negra presente en la región torácica, que queda recubierta por el opistosoma. Las patas son claras con anillos oscuros. Si algo caracteriza a esta especie, al menos a la hembra, es la forma del opistosoma, lobulado lateral y posteriormente. La coloración es clara, blanco-grisácea, con manchas más oscuras y muy variables en cada individuo en los extremos de los lóbulos del abdomen.

Como la A. bruennichi construye grandes telas con estabilizadores. Pero parece menos exigente con la humedad del entorno a la hora de escoger su hábitat, pues a menudo la he visto en secarrales y zonas áridas por la zona.