21 oct. 2010

Ameles spallanzania (Rossi, 1792)

Hembra.
Se trata de un diminuto mantodeo de la familia Mantidae. Rara vez supera los 2,5 cm. de longitud. Como todos los mántidos de su género tiene la cabeza con forma triangular por la forma puntiaguda de sus ojos. Para determinar esta especie resulta útil fijarse en su pronoto, corto y ancho, y en sus fémures, bastante robustos.
Detalle del pronoto (izquierda) y de los fémures (derecha)
La coloración de los ejemplares varía entre tonos pajizos y verdosos. Existe un marcado dimorfismo sexual en este género. En A. spallanzania los machos tienen un par de alas completamente desarrolladas que llegan hasta el extremo del abdomen y que están cubiertas de un par de élitros. En las hembras, sin embargo, solo aparece un par de diminutas alas vestigiales.
A la izquierda alas desarrolladas de un macho. A la derecha alas vestigiales de una hembra
Otro rasgo distintivo entre ambos sexos es el abdomen. En los machos es delgado y recto (por las alas) mientras que en las hembras es grueso y curvado.
A la izquierda un macho y a la derecha una hembra.
Como todos los demás mantodeos caza al acecho insectos y arácnidos sirviéndose de un golpe certero de su primer par de patas. En esta especie la hembra no devora al macho durante la cópula. Una vez fecundada, la hembra deposita sus huevos en ootecas rechonchas (casi tan anchas como largas) de no más de 1 cm. de longitud. Las ninfas pasarán varios estadíos antes de convertirse en adultos. Parece ser que el color de la vegetación circundante durante la última muda determina la coloración del ejemplar adulto. Aunque suele pasar el invierno como puesta parece ser que también se dan casos en los que lo hace como ninfa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario