26 oct. 2010

Filistata insidiatrix (Forskoel, 1775)


Hembra.

Es una araña muy abundante aunque no es fácil observarla con claridad ya que suele vivir oculta en agujeros, ya sea en viejas paredes agrietadas, troncos muertos o zonas pedregosas.
El cuerpo de la hembra mide entre 11 y 14 mm. El del macho entre 4´5 y 6´5 mm. El macho es bastante difícil de observar. He tenido la fortuna de encontrarme un buen puñado una noche, correteando por las paredes en busca de las hembras. Se distinguen fácilmente de éstas por la longitud de sus pedipalpos.
Macho. Se diferencia claramente de la hembra por los palpos desmesuradamente largos. Además el tamaño proporcional del opistosoma es menor en el macho.
El prosoma oval, acuñado hacia delante, suele ser de color pardo-violáceo o pardo rojizo, con una mancha reticulada en la zona cefálica. Los pedipalpos son grandes y del color de las patas. Las patas presentan una coloración intermedia entre el prosoma y el opistosoma y están cubiertas de pelos. El opistosoma es más oscuro que el resto de la araña, suele ser de color uniforme y con abundante pelo que puede darle reflejos claros al contraluz. Los ocho ojos se agrupan en el centro y los dos posteriores suelen salir como dos puntos blancos en las fotos por el reflejo del flash.
Puesta. La hembra pone los huevos agrupados y luego los envuelve en seda formando un ovillo.
Muy común en la zona. Construye un refugio de aspecto tubular que se extiende con hilos radiales hacia el exterior, desde donde la araña se lanza a cazar cuando alguna de sus presas potenciales toca uno de estos hilos. Se muestran más activas por la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario