24 sept. 2011

Hylotrupes bajulus (Linnaeus, 1758)




Conocida vulgarmente como carcoma gigante, este cerambícido fue durante años, antes de la aparición de productos con los que impregnar la madera, el azote de las maderas empleadas en construcción. Muy extendido. Su larva se desarrolla sobre la madera de coníferas (como el pino). Se trata de un gusano blanco y globuloso dotado únicamente de 2 mandíbulas, no tiene patas. Esta larva vive bajo la superficie de la madera , donde realiza también la celda pupal. La duración del desarrollo es de 2 años y el imago abandona la madera a través de un orificio elíptico. El imago presenta cierta variabilidad entre ejemplares. Así su coloración puede variar entre el pardo y el negro con una pilosidad blanca grisácea que se vuelve más densa en una banda transversal delante y detrás del centro de los élitros. Las antenas son del mismo color que el resto del insecto y su longitud no supera la de la mitad del cuerpo. El pronoto es acorazonado, con una línea central lisa y la base más oscura (por tener menos pelos) con un dibujo en forma de dos pequeños cuernos en los laterales hacia la cabeza (dibujo también formado por la menor densidad de pelos de la zona). Los fémures de las patas son robustos. Las hembras disponen de un pronoto más ancho y un tubo ovopositor muy extendido. Algunos ejemplares presentan los élitros pardos y la cabeza y el pronoto negro. En las imágenes podemos ver todos sus estadíos. Arriba el imago, en medio la crisálida y abajo la larva. La larva se alimenta en la madera, allí hace la crisálida y luego sale a la superficie como imago. El ejemplar de la imagen se desarrolló dentro de un pino muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario