6 oct. 2014

Phyllognathus excavatus (Forster, 1771)

Imago. A la izquierda hembra, a la derecha macho.
El otro dinástido de la comarca. Es más pequeño que su primo Oryctes nasicornis. No es fácil verlo. Puede ser puntualmente frecuente atraído por las luces en las noches de verano.
Macho y hembra tienen el pronoto y los élitros de tonos marrón oscuro o rojizo. La cabeza es negra con antenas cuyos últimos 3 artejos son alargados y pueden desplegarse. Existe un marcado dimorfismo sexual. El macho tiene una protuberancia frontal en forma de cuerno curvado hacia detrás, similar al de la hembra de O. nasicornis. La hembra de P. excavatus no tiene “cuerno”. El pronoto de la hembra es convexo, sin ninguna protuberancia ni hendidura. El macho tiene en el centro del pronoto una hendidura alargada longitudinalmente con los bordes resaltados a cada lado. En la superficie del  pronoto y de los élitros hay multitud de hendiduras punteadas casi inapreciables. En la parte inferior del abdomen ambos sexos presentan pelos anaranjados que suelen caerse con el tiempo.
Hembra.

Macho.
Su vida larvaria es mucho más larga que su vida de imago. La larva es grande, de color blanco y se alimenta de materia en descomposición.
Son de hábitos nocturnos. Los imagos vuelan buscando pareja. He visto imagos entre junio y septiembre, principalmente en agosto.

1 comentario:

  1. Gracias por la información!
    Hoy he encontrado 7 ejemplares que han llegado a casa para refugiarse de las abundantes lluvias. Al soltarlos en el campo al atardecer (después de que hayan copulado en la caja de zapatos donde los guardé, ehem), los 4 machos se enterraron rápidamente. No obstante las hembras se quedaron en el exterior bastante quietas y parecian desorientadas. ¿Quizá al caer la noche se "espabilarán" más? No sé cuál es su comportamiento normal, y tú?

    ResponderEliminar