29 ago. 2015

Oxyopes heterophthalmus (Latreille, 1804)

Dos ejemplares de coloración grisácea.
Ejemplar de tonos pardos, con dibujos desgastados. Acaba de capturar un escarabajo.
Se trata de la especie probablemente más común del género. Es la única que me han identificado hasta ahora. Es muy común a finales de primavera y durante el verano, especialmente entre la hierba.
Conocida vulgarmente como araña lince, como todas las de su familia, la Oxyopes heterophthalmus es una formidable cazadora entre la vegetación. Aunque su longitud normalmente no llega al centímetro, las hembras antes de la puesta presentan un abdomen muy abultado que les hace parecer más grandes. Los machos tienen unos pedipalpos muy marcados, redondeados.

La tonalidad varía entre los morfos grises y pardos. En el dorso del prosoma hay una zona anterior de color más uniforme y una zona posterior con líneas longitudinales; una oscura en la línea media, dos laterales a la anterior más claras y otras dos más laterales de nuevo oscuras. Esta especie se distingue de otras de su género porque estas líneas longitudinales del prosoma no llegan a los ojos, se quedan a mitad de camino. Según el artículo A New Species for the Araneofauna of Turkey, Oxyopes ramosus (Martini & Goeze, 1778), [Araneae, Oxyopidae] la descripción de esta especie es la siguiente: Coloración marrón oscura, dorsalmente blancuzca; patas negras con pelos brillantes; sección central del epigino marrón-rojiza; los palpos de los machos tienen una larga y destacada apófisis tibial. Este artículo no menciona los tonos grisáceos, muy comunes. El dibujo del opistosoma muestra una clara mancha cardíaca (salvo en ejemplares más “desgastados” como el de la imagen inferior). La mancha cardíaca, que en todas las imágenes que he observado es más oscura en la parte posterior, se encuentra rodeada por una zona más clara que se prolonga longitudinalmente hasta el extremo caudal. Lateralmente aparecen dos líneas cortas a cada lado, blancas y dirigidas oblicuamente sin llegar a la zona lateral. Entre ellas hay regiones más oscuras. Destacan las larguísimas espinas de las patas.

No construyen telas para cazar. Se desplazan entre la vegetación dejando un finísimo hilo de seda (como muchas otras arañas) que le sirve como “seguro” en caso de caída. Caza al acecho todo tipo de insectos e incluso otras arañas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario