Arácnidos

Miscelanea (Copiar)
La clase Arachnida (arácnidos) incluye a un grupo variado de artrópodos en cuya anatomía, a grandes rasgos, podemos encontrar un prosoma (o cefalotórax o caparazón) dotado de quelíceros (con los que las arañas inyectan su veneno) y pedipalpos (un par de apéndices delante de las patas, modificados en muchos casos), un opistosoma (donde se encuentran los órganos viscerales) y 4 pares de patas. No tienen antenas ni ojos compuestos sino ojos simples aunque de número variable. Al no estar dotados de mandíbulas los arácnidos se alimentan de sustancias líquidas (las arañas “sorben” el contenido de sus presas tras inocular enzimas digestivas) y son principalmente predadores. Respiran por medio de pulmones en libro, o de un aparato traqueal, o de ambos.
Salvo contadas excepciones se trata de animales terrestres.
Entre los 11 órdenes que integran la clase “Arachnida” destacan:
1. Araneae (arañas). Es el grupo principal por el número de familias, géneros y especies que aglutina. Para una mejor comprensión de la clasificación de las arañas, se hace necesaria una breve descripción de la anatomía general de los miembros de este orden.
El cuerpo de las arañas se encuentra dividido en dos grandes partes: el prosoma  y el opistosoma. El prosoma es la parte más anterior, suele ser dura. Está formado por una parte dorsal denominada escudo y una parte ventral denominada esternón. En la parte anterior del prosoma se encuentran las piezas bucales y las coxas de los pedipalpos y en los laterales encontramos las coxas de los 4 pares de patas. Los quelíceros son los ‘colmillos’ de las arañas; acaban en una uña a través de la cual inoculan el veneno (en las arañas dotadas de este) y otros jugos a las presas. En la parte anterior del escudo, conocida como parte cefálica, se sitúan los ojos y los quelíceros. En la parte posterior del escudo, conocida como parte torácica, encontramos la fóvea o estría torácica. El prosoma y el opistosoma se unen a través de una región estrecha conocida como pedicelo.
Anatomía I
División entre prosoma y opistosoma
Anatomía II
Detalle del dorso del prosoma.

El opistosoma suele ser blando y no está segmentado (salvo en las arañas del suborden Mesothelae). Contiene gran cantidad de órganos como el corazón, los órganos productores de seda, respiratorios y respiratorios, entre otros. En su parte posterior y exterior encontramos una región denominada mancha cardíaca, muy marcada en unas arañas y prácticamente invisible en otras. Por la parte ventral encontramos las hileras, cerca del extremo posterior, y el epigino, cerca del extremo anterior. El epigino nos permite reconocer a los individuos adultos y en él se encuentra el órgano copulador de las hembras. Los machos, sin embargo, tienen el órgano copulador en el extremo de los pedipalpos, lo que les da a estos un aspecto abultado. Durante la cópula el macho introduce  el contenido de los pedipalpos en la apertura genital del epigino de la hembra.
Anatomía III
Detalle de partes en visión ventral.
Los machos suelen ser más pequeños que las hembras, en muchas especies incluso son diminutos en relación a estas.
Anatomía IV
Diferencia entre pedipalpos de macho y hembra (Loxosceles rufescens).
Para una impresión general de las familias más comunes de arañas en relación con la posición ocular podemos observar la lámina de Thomas Shahan:
39234682_1779653208736514_7820053990430736384_n
Dentro de este orden destacamos las siguientes familias. De cada una de ellas describo una serie de especies en el blog:
  1. AmaurobiidaeEspecies.
  2. Araneidae. Especies.
  3. DysderidaeEspecies.
  4. FilistatidaeEspecies.
  5. GnaphosidaeEspecies.
  6. LycosidaeEspecies.
  7. OecobiidaeEspecies.
  8. OxyopidaeEspecies.
  9. PalpimanidaeEspecies.
  10. PholcidaeEspecies.
  11. PisauridaeEspecies.
  12. SalticidaeEspecies.
  13. SicariidaeEspecies.
  14. TheridiidaeEspecies.
  15. ThomisidaeEspecies.
  16. UloboridaeEspecies.
  17. ZodariidaeEspecies.


2. Opiliones


opil (Copiar) (Copiar)
El orden opiliones lo componen un grupo de arácnidos con prosoma y opistosoma unidos (sin cintura) y sin glándulas venenosas. No obstante, están dotados de quelíceros para cazar. Son omnívoros y presentan una dieta muy variada que incluye pequeños invertebrados, hongos, excrementos de ave, materias vegetales, etc.
El hecho de no tener cintura y de tener, por lo general, patas muy largas les hace parecer esferas andantes, muy flexibles al tener el tarso multiarticulado (aunque también hay especies con patas cortas). Están dotados de solo 2 ojos que se sitúan a los lados de un tubérculo que sale en la parte superior del prosoma.
Suelen presentar una franja oscura desde la cabeza hasta la parte posterior del abdomen que, junto con otros caracteres, puede ser útil para la identificación de especies (ahora en revisión). El opistosoma no tiene apéndices, no hay hileras, solo el ano en la parte posterior.
A diferencia de la mayoría de los demás arácnidos, no existe cortejo y el macho insemina directamente a la hembra por medio de su pene (no con pedipalpos como ocurre con las arañas). La hembra deposita sus huevos usando un ovopositor extensible situado debajo del opérculo genital.
Especies de opiliones descritas en el blog:
               1. Phalangium opilio.
3. Scorpionida (escorpiones).

Blog
Los escorpiones son arácnidos con un cuerpo formado por:
  • Un prosoma o caparazón en el que se localizan los ojos, los quelíceros y los pedipalpos. Los pedipalpos son una de las principales características de este orden, pues se encuentran modificados en forma de pinzas.
  • Un opistosoma dividido en un mesosoma segmentado (7 segmentos) donde se encuentran los órganos internos y un metasoma también segmentado (5 segmentos más el telsón) en cuyo extremo se encuentra otro de los rasgos distintivos de este orden: el aguijón (en el extremo del telsón).
Además cuentan con 8 patas distribuidas en 4 pares con 8 segmentos cada una: coxa, trocánter, fémur, patella, tibia, pretarso, basitarso y telotarso.
Los escorpiones son ovovivíparos, es decir, los huevos eclosionan dentro de la madre y las crías nacen vivas. Luego permanecen un tiempo al cuidado de la madre.
Existen unas 1.400 especies registradas de escorpiones con grandes variaciones en cuanto a la coloración (dorados, negros, etc.), el tamaño de los pedipalpos, las proporciones del metasoma, etc. También existe gran variedad en cuanto a la toxicidad del veneno para el hombre, pues los hay potencialmente mortales (unos pocos) y los hay prácticamente inofensivos. En la península ibérica tenemos 4 especies englobadas en 3 géneros: ButhusEuscorpionus y Belisarius. Ninguna de estas especies se encuadra entre las más venenosas. La más común es la especie Buthus occitanus.
Especies descritas en el blog: Buthus occitanus.

4. Solifugae (solifugos).
Los solífugos son unos arácnidos de tamaño medio a grande. Tradicionalmente se ha descrito una sola especie en la península: Gluvia dorsalis, pero recientemente se han descrito dos especies más, ambas del género Eusimonia (E. murciana y E. mazarredoi).
Se trata de artrópodos con cuerpo dividido en prosoma y opistosoma segmentados y unidos por una cintura bien marcada. No poseen glándulas venenosas pero en su lugar cazan sirviéndose de unos enormes y fuertes quelíceros formados por dos artejos que se mueven como pinzas. Destacan también los palpos, de gran tamaño y con una función prensil y adherente. El cuarto par de patas posee unos órganos característicos: las raquetas, situadas en la cara ventral de los primeros artejos y que tiene una función táctil.
Prefieren los climas secos y cálidos.
Gluvia dorsalis
6. Ácari (ácaros). De un rango taxonómico realmente superior al resto.
blog
La subclase Acari incluye los ácaros y garrapatas. Son los arácnidos más diversos y abundantes. Proliferan en todo tipo de hábitats, desde los casquetes polares hasta los desiertos, las aguas termales o los fondos abisales. Son criaturas muy pequeñas, en la mayoría de los casos no observables a simple vista. Los hay depredadores, fitófagos y detritívoros, pero los más conocidos y temidos son los parásitos, sobre todos aquellos que son vectores de enfermedades como las garrapatas. Los hay que parasitan animales grandes y los hay que parasitan insectos. Incluso hay ácaros que parasitan a otros ácaros. En su fase larvaria solo tienen 6 patas tras la eclosión, desarrollan un par extra como ninfas, antes de convertirse en adultos.
Anatomía de las garrapatas:
Las garrapatas y los ácaros se dividen morfológicamente en dos grandes partes: el gnatosoma (formado por el capítulo y el rostro) y el idiosoma (con o sin ojos y con 3 pares de patas en las larvas y 4 en las ninfas y adultas y los órganos reproductores con un par de espiráculos). Existe multitud de modificaciones en las regiones más concretas dependiendo de cada garrapata.
Entre las enfermedades que pueden ser transmitidas por garrapatas infectadas encontramos, entre muchas otras, la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (transmitida por garrapatas del género Hyalomma infectadas por un virus) o la enfermedad de Lyme (enfermedad transmitida por garrapatas del género Ixodes infectadas por una bacteria del género Borrelia).  La distribución geográfica de ambas enfermedades incluye nuestra península, si bien son poco frecuentes.
En el blog se describen las especies:
  1. Dermacentor marginatus,
  2. Hyalomma lusitanicum,
  3. Hyalomma marginatum.

No hay comentarios:

Publicar un comentario